+34 601272640 nirodhayoga@gmail.com

Sobre mi

El principio

Este cuerpo-mente responde por el nombre de Isabel. Mis andaduras con el yoga empezaron ya de niña, cuando mi padre Juan nos acercaba al entendimiento que él tenía de esta milenaria disciplina. Sin embargo, fue ya en mi década de los 20 cuando empecé a asistir a clases regulares en uno de los pocos centros de yoga que había en Palma en los años 90, la escuela Satyananda de la calle Agua. Esta época duró unos cuatro años y luego me sumergí en la exploración de la pintura y la danza.

Unos años más tarde, cuando mi cuerpo y mi mente desasosegada volvieron a llamar mi atención, sentí la necesidad de retomar las clases de yoga. Empecé de nuevo, pero esta vez como alumna de mi pareja que por aquel entonces ya se había formado como profesor de yoga. Poco tiempo después, me animé a iniciar la misma formación que él había completado, pero, después de los dos primeros años la dejé porque no acababa de resonar con lo que, en aquel momento, estaba buscando.

Durante varios años me formé en meditación y tantra con un un conocido maestro budista.  Estudié y recibí las dos primeras iniciaciones de Reiki.  Fui iniciada en la técnica de Kriya Yoga directamente por el maestro Sibendu Lahiri. Estudié la Macrobiótica con varios maestros y la practiqué durante un largo período tiempo. En aquella época también participé en numerosos cursos impartidos por Jorje Carvajal, médico y creador y divulgador de la Sintergética.

 El yoga dinámico

Mientras tanto, motivada por encontrar una formación de yoga con la que resonara, apareció en mi vida el yoga dinámico. Durante varios años estuve asistiendo a seminarios formativos que se celebraran en Málaga y Madrid. Estaban facilitados directamente por Godfrey Devereux y traducidos simultáneamente por José Luis Cabezas.  Resoné tanto con la experiencia que incluso los invitamos a realizar algunos talleres en NIRODHA. Finalmente, decidí  empezar a formarme como profesora de este método de enseñanza. Tuve la suerte de que poco tiempo después, en 2007, se organizara la primera formación del método en España, impartida por Godfrey Devereux.  Fue un año intenso de viajes a Madrid. Y así, casi sin darme cuenta, las 500h de formación concluyeron a finales del 2008.  ¡Ya era, oficialmente, profesora de yoga!

Enseñando

A pesar de haber cursado y completado los estudios para ser profesora de yoga,  lo que de verdad me movió a realizar esta formación, fue más bien un interés personal que el hecho de que pudiera llegar a impartir clases.  Sin embargo, la vida ya lo tenía decidido y justo al acabar la formación, tuve la suerte de poder empezar a facilitarlas. Al principio me resistía, ya que una siente que nunca está preparada. Sin embargo, a pesar de esa resistencia, reconozco que todo fue una bendición.

Enseñar implica estar aprendiendo constantemente. El interés por trasmitir tu experiencia te lleva a indagar cada vez más refinada y sutilmente. En este proceso, como en la vida misma, me siento muriendo y renaciendo constantemente. Yoga para mí, actualmente, impregna, tanto como soy capaz, cada acto de mi vida. Yoga es todo lo que me lleva a estar despierta y consciente. Un día pueden ser unas asanas en la intimidad de mi esterilla, otro día pueden ser unos minutos en la pausa de una meditación. Pero también puede ser un paseo por la playa o una conversación.

Te invito a practicar conmigo, a hacer una pausa en todas tus actividades cotidianas y regresar a ti.   Te espero en Nirodha!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

10 + 15 =